¿QUÉ ES EL PLASMA?

El Plasma es considerado el cuarto estado de la materia y el universo está formado por él. El plasma es, en esencia, un gas que conduce la electricidad. La conductividad eléctrica se produce mediante la ionización del gas (un estado en que los átomos pueden ganar o perder electrones). En este estado ionizado o plasma, los gases pueden ser confinados por campos electromagnéticos y adquieren una mayor viscosidad. El relámpago proporciona una analogía útil para este concepto. Este ocurre como resultado de una gran diferencia de potencial entre una nube y el suelo que, para poder descargar esta electricidad, ioniza un paso conductor.

EL PLASMA APLICADO AL TRATAMIENTO DE RESIDUOS

La tecnología de plasma ofrece ventajas sobre las tecnologías alternativas en cuanto a la flexibilidad del flujo de residuos que pueden ser procesados. El flujo de residuos no tiene que estar clasificado (aunque puede estarlo para maximizar la rentabilidad económica de todo el proceso de reciclaje), y tiene capacidad para trabajar con residuos en forma sólida, líquida y gaseosa.

Las altas temperaturas y las reacciones asociadas al plasma, disocian y gasifican los compuestos orgánicos para obtener Gas de Síntesis, compuesto principalmente por CO + H2, el cual puede ser valorizado generando energía eléctrica, vapor, etc. o reciclado mediante la síntesis de combustibles u otros compuestos químicos industriales a partir de gas obtenido.

La gasificación por plasma consigue el tratamiento total, irreversible y seguro de los residuos.

Las porciones metálicas y silicatos existentes en los residuos son capturadas como material fundido que es vertido desde la cámara de plasma para su recuperación y potencial uso en las industrias de la construcción y como abrasivos.

Estos elementos quedan sumidos en  un  baño de  silicato  dispuesto  para tal fin en modo de inclusiones aisladas, no como matriz metálica, dando lugar a un silicato vitrificado totalmente inocuo con aplicaciones comerciales.

By | 2017-01-03T08:39:05+00:00 enero 3rd, 2017|Economía Circular, Residuos|0 Comments