TIERRAS DE BLANQUEO DE ACEITES ¿HAY ALTERNATIVAS AL VERTEDERO?

Los distintos tipos de tierra de blanqueo así como el carbón activo y/o aditivos para la filtración son ampliamente utilizados en la industria aceitera y de producción de biodiesel para eliminar el color, el material suspendido o el contenido en calcio en el caso de la fabricación de biodiesel. Estas tierras de blanqueo gastadas contienen entre un 20-40% de aceite absorbido que constituye la mayor parte de la pérdida de blanqueo.

Se estima que 120 millones de toneladas  de aceite son procesadas con tierra de blanqueo a nivel mundial lo que produce 2,5 millones de toneladas  de tierra de blanqueo agotada (residuo).

Estimando un valor medio de perdida de aceite del 30%, se pierden aproximadamente 75.000 TM  de aceite en el proceso de blanqueo lo que constituye una pérdida económica significativa. La prevención de esta pérdida sería de enorme importancia en vista al enorme déficit entre la oferta y la demanda de aceites vegetales en el mercado mundial.

Por otra parte los serios riesgos de incendio y contaminación que surgen durante el almacenamiento y la eliminación de las tierras agotadas también requieren soluciones técnicas apropiadas.

Además de la recuperación del aceite, un correcto tratamiento de estas tierras tiene importantes implicaciones desde el punto de vista de la seguridad y el medio ambiente.

  • Las tierras agotadas alcanzan fácilmente su temperatura de auto combustión.
  • Las tierras generan problemas de derrames de aceites al terreno debido al almacenaje de las tierras en contenedores de sólidos no adecuados para retener dichos derrames.
  • El propio sistema de gestión y transporte obliga a almacenar las tierras temporalmente para optimizar el coste de transporte con los riesgos que esto implica.

Los actuales tratamientos de las tierras de blanqueo agotadas no están alineados con las nuevas políticas de Economía Circular  que se promueven desde la Unión Europea ya que en la mayoría de los casos se opta por su deposito en vertedero  en lugar de apostar por nuevas tecnologías que permiten una recuperación del aceite  y el tratamiento de las tierras para convertirlas en productos útiles para la fabricación de fertilizantes, cemento, ladrillos, etc.

By | 2017-05-16T13:08:45+00:00 mayo 16th, 2017|Sin categoría|0 Comments